La estrategia de la verdad: O como vender la moto (política)

Hoy vemos declaraciones que dicen que hay que revisar el reglamento de concesión del Premio al Ciudadano Europeo del Parlamento Europeo o que la fiscalía del estado está viendo deficiencias en la imputación de Miguel Blesa, y la mayoría de nosotras vemos mano metida en el tema y que todo forma parte de una estrategia bien elaborada y zurzida, de lejos improvisada.

descarga (1)                                                   descarga

La estrategia es simple. Tú, como partido, tienes una posición frente a algo o alguien; sea esto un caso judicial (11-M o la imputación de Blesa), un accidente (Prestige), una persona (Baltasar Garzón) u asociación (Plataforma de Afectados por la Hipoteca – PAH). Te aseguras que todos dentro del partido se hayan aprendido el cuplé y que repitan de forma inequívoca ese cuplé. Después los medios de comunicación afines retoman el cuplé y lo amplifican, para asegurar que este llegue a todos los rincones del país, y de esta forma copar toda la información, no dejar que ningún otro enfoque llegue a la gente. Esto siempre funciona a la perfección en regímenes totalitarios (Alemania Nazi, Unión Soviética, China Comunista, etc…) donde las fuentes de comunicación están totalmente bajo el control del gobierno.

En democracias el tema es menos perfecto puesto que uno no controla todos los medios, y aquí entra la cuestión del menosprecio y la descalificación. De quien sea, de quien se atreva. Cuando es otro partido, la cosa es fácil, la palabra de uno versus la palabra de otro. Cuando se trata de alguien fuera de la esfera política, normalmente la sociedad civil, es aún más fácil puesto que estos carecen de los amplificadores de los primeros. El problema surge cuando el que contraría es alguien que goza de cierto prestigio, sea un personaje eminente, una institución respetada como la judicatura, la comunidad científica o la misma Unión Europea.

Y la teoría sigue en que el cuplé tiene que seguir por los tiempos y los tiempos, aunque se demuestre y requetedemuestre lo contrario, porque esa es la base de la teoría. Algo es verdad mientras todo el mundo lo repita hasta la saciedad.

En el caso que ocupa las portadas de hoy, el Partido Popular, a través de Carlos Iturgaiz, ha descalificado a una de las mayores instituciones democráticas del mundo, el Parlamento Europeo, por la concesión del Premio al Ciudadano Europeo 2013 a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, para seguir con el cuplé de que la PAH es una organización terrorista. Cuplé que tengo serias dudas que alguien del PP se lo crea.

Creo que el Parlamento Europeo está muy por encima, y no le va a afectar mucho este tema. El otro caso que nos ocupa hoy es el uso claramente partidista de la Fiscalía del Estado, que está haciendo este gobierno de forma reiterada y hoy de nuevo con el caso de la imputación de Miguel Blesa, para seguir con el cuplé del continuo desprestigio de los jueces españoles, para asegurarse un poder judicial más supeditado al ejecutivo.

El problema está en que lo que antes era una minoría de la sociedad, que entendía esta estrategia, ahora es una clara y vasta mayoría. Una mayoría que no está dispuesta a dejarse tomar el pelo. Una mayoría que apoya a la PAH y a los jueces en sus acciones. Y lo único que este tipo de intervenciones políticas está provocando es una erosión del apoyo electoral del Partido Popular en España.

Por mí, que sigan así.

Anuncios
Tagged with: , , , , , , , , , , , , ,
Publicado en Bancos, Corrupción, Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: