Hemos mentido por encima de nuestras posibilidades

El sistema político-empresarial español nunca ha gozado de muy buen ojo popular, aunque siempre ha sido alardeado por la prensa y otros mecanismos publicitarios. Pero en los últimos años este país está llegando a un nivel tal de perversión que lo que muchas sabíamos, o por lo menos sospechábamos, que ocurría se revela que es verdad, y la reacción de aquellos directamente señalados es de apagar fuegos, crear distracciones y usar todas las artimañas posibles para evitar que la verdad se sepa, y aunque esta se sepa, esta esté puesta en tela de juicio de forma constante.

Funeral de las víctimas del accidente del tren de Santiago

Funeral de las víctimas del accidente del tren de Santiago

¿Y como hacemos para poner todo en perspectiva? Citamos ejemplos de “buen” comportamiento por parte de políticos y empresarios en otros países, que dimiten, que confiesan, que rectifican, que piden disculpas, que devuelven el dinero y que, simplemente, se comportan con cierta decencia.

Con la tragedia del tren en Santiago, ¿cuál fue la reacción de los presidentes de Adif y de Renfe a las pocas horas? Es la culpa del maquinista. Sin haber recabado ninguna información, sin haber hablado con ninguno de los presentes, sin tener un informe técnico en mano que aseverase tal declaración. ¿Y desde el lugar del accidente? No, desde sus lujosos despachos en Madrid. Por lo menos no lo hicieron desde su chalet de vacaciones, seguramente aún no se habían ido allá.

Sea cuál sea la causa de la tragedia, este tipo de declaraciones, que se traduce en un “pelotas fuera”, sólo reafirma el quehacer de la clase político-empresarial del país. ¿Qué implicaría decir “vamos a esperar los resultados de la investigación”? ¿O un “estamos estudiando lo ocurrido”? Básicamente implicaría que pudiera existir una mínima culpa/responsabilidad por parte de Adif y de Renfe sobre el accidente. O que quizás saldría a la luz que el accidente se produjo en un ya consabido punto negro de la red ferroviaria, de que estas empresas tenían conocimiento de ello y que no habían hecho nada al respecto. Implicaría también una irresponsabilidad por parte del presente gobierno, gobiernos anteriores hasta el gobierno responsable en el momento de la construcción de la línea (gobierno de Zapatero) y por lo tanto se abrirían demasiadas puertas incómodas que “no hace falta abrir”.

Entonces, ¿donde quedamos? ¿Salimos de nuevo a la calle? ¿Cómo cambiamos un sistema donde la salida sistemática de cualquier crisis, error, drama, escándalo es aquella que levante menos polvo, que mueva menos cosas, que moleste menos? Este país sufre, hasta en sus cambios políticos, de un inmovilismo patente del que mostramos orgullo patrio. Léase los cambios entre PP y PSOE en el gobierno donde hay un seguidísimo en las políticas económicas o la misma transición democrática del siglo pasado que supuso el cambiar un sistema cambiando lo mínimo. Haciendo un símil, esto parece una reunión familiar anual de verano en casa los abuelos que cada vez que viene el primo aparentemente medio loco a proponer que la hagamos en un chiringuito en la playa y sale la tía aparentemente sensible que dice: “No, hagámosla en casa los abuelos como siempre, y comamos el gazpacho de la abuela de primero, como siempre, que es lo que toca”. No movamos nada, sigamos igual. De vez en cuando, el primo se sale con la suya y viene una segunda república, pero pronto se monta él gran sarao y volvemos al gazpacho.

¿Solución? Un nuevo proceso constituyente. Una rotura por completo con el sistema actual. Un replantearse el funcionamiento actual de las instituciones, del funcionamiento del país y de las relaciones entre todas. Una nueva constitución que nos tenga en consideración a todas y que aquellas que estén en el poder sean responsables de sus acciones y decisiones y que realmente nos representen. Se ha hecho antes con éxito en muchos otros lugares, y creo que somos capaces de ello. Él como llegar a ello, hay miles de formas, pero se debe llegar a ello y entre todas tenemos que impulsar dicho cambio.

Anuncios
Tagged with: , , , , , , , , , , ,
Publicado en Corrupción, Crisis/Estafa, Empresas, Política
One comment on “Hemos mentido por encima de nuestras posibilidades
  1. ¡Crisis del petróleo, le llamaron!
    ¡Crisis financiera, le llaman!
    ¡Abominable especulación, abominable corrupción!
    ¡España está en la ruina…! Presentar el efecto como causa va anillo al dedo; todo el mundo comprende que “de donde no hay no se puede sacar”; que si hemos gastado mucho ahora toca ahorrar…

    Mucho más difícil sería explicar la realidad irracional, es decir, No hay trabajo, no hay dinero, los trabajadores y los parados pasan calamidades, miserias y hambre no porque falta sino porque sobra… La superabundancia es la fuente de la miseria. Este y no otro es el “modelo” económico que se obstinan en salvar perpetuar ¡cueste lo que cueste y caiga quien caiga!
    ¡Abominable especulación!
    Como siempre ocurre, la prosperidad alentó muy rápidamente la especulación. La especulación se produce regularmente en períodos en que la sobreproducción ya está en pleno apogeo. Proporciona salidas temporales al mercado a la sobreproducció.. mientras que por esta misma razón precipita el estallido de la crisis y aumenta su fuerza. La crisis se desata en el ámbito de la especulación, y sólo más tarde lo hace en la producción. Lo que al observador superficial le parece ser la causa de la crisis no es la superproducción, si no el exceso de especulación, pero esto en sí es sólo un síntoma de la sobreproducción. La interrupción posterior de la producción no parece ser una consecuencia de su propia exuberancia anterior sino un simple retroceso causado por el colapso de la especulación. Karl Marx.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: