El vestíbulo de la T4: Coto de caza

Estos días por la T4 de Barajas y más concretamente en el vestíbulo de llegadas, ya un lugar bullicioso habitualmente, lo es más con padres, madres, hijos, amigos que regresan a casa, como reza el ya bien integrado anuncio de turrones que hace años ya ni escuchamos pero que aún algunas tarareamos en estas fechas. Es bello oír los gritos de alegría, los lloros, ver los abrazos, las caras de ilusión en pequeñas, mayores, adultas, todas las personas en general. Y estas escenas se reproducen en otros aeropuertos, estaciones de tren, de autobús y en las puertas de las casas. Pero este vestíbulo se caracteriza por ser el principal lugar de llegada de la famosa “movilidad exterior” que se pueden permitir volver por estas fechas. Y en toda situación de felicidad, en toda oportunidad de tener el corazón enternecido y cegado por un reencuentro feliz o simplemente por el mero hecho de regresar a su casa, a su tierra querida, hay una oportunidad de negocio. Sí, y aquí hay personas que no se duermen. De la misma forma que se nos bombardea a través del televisor y por las calles al consumismo masivo, el expatriado que regresa a casa es un nuevo cliente con ingresos aún por explotar.

IMAG0828

De repente, frente a la salida, te aborda una mujer, por supuesto,  bien vestida y maquillada, que se asegura que vivas en el extranjero y tengas ingresos. Una vez eso establecido no te suelta, cita lo menos posible el nombre de la entidad bancaria (muy poco conocida en España pero el mayor grupo bancario en el mundo con una reputación bastante nefasta con una serie de escándalos repartidos por tres continentes a lo largo de la última década), recalca todas las ventajas, no cita los inconvenientes, subraya casa dos frases que “no hay compromiso alguno”, y lo único que te pide es que le des tu DNI, tan sólo tu DNI. Con esta simple información cualquier entidad bancaria tiene acceso a tu liquidez, morosidad, solvencia, y otros baremos para ofrecerte un sinfín de mil y una otras “motos” y más trampas en las que pillarte para siempre. “No te vayas, que esta oferta sólo es válida aquí”; “Esta tarjeta no tiene las desventajas de las otras”; “Te mandamos tan sólo la tarjeta a casa y tú la activas si quieres”.

Esto representa una mínima fracción de los ingresos de CitiBank, y la mujer tiene una culpa relativa del trabajo que desempeña, pero es un ejemplo del tipo de triquiñuelas a las que los bancos están dispuestos a realizar después de un cálculo sencillo de coste-beneficio (un pequeño stand en la T4, tres mujeres que sólo cobran por DNI conseguido versus un gran número de personas que transitan y a alguna pillarán) con un mínimo impacto negativo a nivel mediático, ya que en España se conoce poco a este banco porque prácticamente sólo opera con grandes inversores y como Call Centre (pagando también por objetivos) en nuestro país.

Finalmente no hay lugar tranquilo donde se pueda estar seguro, ni para recibir a un amigo o familiar que “vuelve, a casa vuelve, por Navidad”.

Anuncios
Tagged with: , , , , , ,
Publicado en Bancos, Crisis/Estafa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: